Una foto chula

EIGG vermell PortfolioHace poco, hablando con un amigo me pidió una foto “de esas tan chulas” que haces para colgar en una pared “libre”.

En ese momento, me vino a la cabeza un Tsunami de emociones, pues durante los últimos tres años he sufrido (junto con Pere Soler) o vivido según como se mire, muchas situaciones que ahora cuando nos juntamos las recuerdo como anécdotas graciosas pero que en su momento me creó tensión, miedo, cansancio, dolor, sorpresa, enfermedad…

Así podría decir que íbamos charlando tranquilamente en el tren cremallera hacia Gornengrad (para admirar el monte Cervino) y cuando el tren ya empezaba a cerrar puertas en una estación intermedia para reanudar la marcha vimos nuestras maletas en el andén y salimos corriendo a buscarlas justo para no perder el tren (el revisor pensó que pertenecían a un grupo de excursionistas y las bajo junto con otras), no sé yo que hubiese pasado si las perdemos…

O como perdí el billete de avión cuando vigilaba las mochilas fotográficas que salían del escáner del aeropuerto de Pere Soler y Viçens Gimeno mientras a ellos los estaban cacheando minuciosamente…

O cuando llegamos a un pequeño B&B de Escocia dónde para ducharnos nos teníamos que poner de rodillas pues el baño estaba situado en un lateral de la buhardilla…

O cuando en medio del lago Baikal, debajo de nuestras piernas, se rompió el hielo formándose una grieta donde salía el agua y nos acojonamos vivos…

O visitar tres días seguidos la zona de Glencoe, en las Highlands Escocesas, pues teníamos esa fotografía en mente desde hacía un año cuando pasamos por allí y no pudimos parar pues teníamos el tiempo justo para llegar al aeropuerto y esperar en el coche horas y horas para hacer una fotografía y no poder hacerla por culpa de la incesante lluvia y viento…

O cuando pasé frío en Garajonay, La Gomera, Islas Canarias, donde los cinco días que pasamos estábamos de media a cinco grados, con viento realmente fuerte con lo que la sensación térmica era de menos grados y lloviendo casi continuamente… Además de estar medio griposo…

O cuando en el reciente viaje a Stromboli, de los tres días previstos, tuvimos que ampliar a cinco descartando otros lugares previstos, y de los cinco intentos subiendo al volcán y esperando muchas horas (una media de 6 horas) entre viento, lluvia, niebla y al final bajar andando las dos horas de trayecto hasta el hotel, de noche cerrada sin haber sacado ni tan siquiera la cámara…

Y muchas más que podría contar… Así que, cuando me piden una fotografía de “esas chulas” pienso en el esfuerzo que hay detrás para realizar esa fotografía, ya sea económico, de tiempo, de esfuerzo físico…

No todos están dispuestos a “sufrir” o “vivir” estas situaciones para hacer una fotografía pero para mi es lo más importante, las “aventuras” vividas para conseguir esa foto, para mi es el valor de esa fotografía, sea buenas, malas, premiadas en un concurso o tengan muchos likes.

Y no os cuento lo que pienso cuando me dicen, aquí hay photoshop no?

Groenlandia

Groenlandia Este_2579-3

No son muchas las ocasiones en las que te sientes completamente perdido en medio de la naturaleza. No es tan fácil llegar a un sitio en el que de verdad estás completamente fuera de la civilización, aislado y viendo el mundo el mundo tal y como sería hace un millón de años, sin la intervención del ser humano.

Hace un par de semanas tuve la suerte de acompañar a un grupo de inuits en una de sus salidas en busca de alimento por el mar helado. Estábamos en un fiordo congelado en algún lugar de la costa este de Groenlandia, entre Kulusuk y Sermiligaq, dos poblaciones que aun viven de manera tradicional y que no superan el centenar de habitantes. Salimos con el trineo de perros de  por el hielo y pasábamos las noches en unas cabañas que los cazadores habían construido en puntos estratégicos o acampando en la nieve. Por el día íbamos con los trineos buscando respiraderos de focas o soltando anzuelos para pescar Halibuts, pero yo me quedaba con algunas localizaciones para volver después, al atardecer o por la noche, en busca de auroras boreales. Estas localizaciones tenían que estar a menos de 500 metros de distancia del campamento, debido al hielo inestable y a la posibilidad de encontrar osos polares en los alrededores. Nunca debíamos estar solos, yo tenía la suerte de contar con la compañía de Fede, otro fotógrafo ávido de llenar su tarjeta de memoria. A mediados de abril, tan cerca del círculo polar ártico, no se llega a hacer de noche del todo y con luna llena había demasiada luz como para que se viera una aurora de intensidad media con total claridad, pero el desierto de hielo coge un ambiente mágico. Estar subido en un iceberg varado en el mar congelado, escuchando el crujido del hielo al moverse por la corriente y pendiente de la posible aparición de osos libera mucha adrenalina, es uno de estos lugares donde cuentan más las sensaciones que la imagen final, pero es desde luego una historia que me apetecía compartir con otros amantes de la naturaleza en estado puro.

Volver

No hablamos de la película de Almodóvar ni del clásico tango de Carlos Gardel. Me refiero a volver a esos lugares en los que ya hemos estado porque si lo pensamos bien, realmente no hemos estado del todo.

_MG_9868

1. Noviembre en los Dolomitas italianos. Colfosco, valle de Alta Badia

La simplificación forma parte de la forma en que percibimos nuestro mundo y cómo nos relacionarnos con él y tomamos decisiones todos los días. Si estuvimos un fin de semana en París con un tiempo estupendo, cuando alguien nos diga que en París llueve la mayor parte del año, pensaremos “pues yo estuve un fin de semana y me hizo sol todo el tiempo”. Como si eso bastara para cambiar la estadística. Valoramos más la experiencia personal o lo que nos cuenta el vecino que los hechos.

Y es un hecho que un viaje fotográfico, aunque sea de varias semanas, solamente permite rascar un poco en la superficie. Por lo general no permanecemos más de unos pocos días en el mismo lugar, y nos puede el ansia de ver más y la esperanza de que lo que hay detrás de la siguiente curva en la carretera es mejor que lo que tenemos delante. Si a esto unimos la simplificación antes comentada, podemos pensar que si hemos pasado por un lugar ya lo conocemos y conocemos todas las posibilidades fotográficas que tiene.

_MG_0029

2. Noviembre en los Dolomitas italianos. Colfosco, valle de Alta Badia

¿Para qué volver a esa playa escocesa si ya estuvimos aquella vez, y nos trajimos un par de buenas fotos? Pues porque si volvemos una segunda vez la luz y el cielo serán tal vez diferentes, habrá una marea distinta y nuestra disposición y motivación también habrán cambiado. Como ya hicimos las fotos obvias la primera vez, buscaremos algo distinto y más personal. Cuando volvamos la tercera vez miraremos en el mapa y descubriremos un sendero al final de la playa que nos lleva a una laguna tras aquella colina. La cuarta vez nos toparemos con otro fotógrafo que nos va a contar que en bajamar se forman esos árboles en la arena o que a cierta hora el sol incide iluminando de un modo especial la espuma de las olas que rompen en esas rocas. Y para eso tendremos que volver una quinta o una sexta vez.

Cuanto más viaja uno, más descubre lo pequeño que es el trozo de mundo de conoce. Cuando además descubrimos que cada lugar es a la vez muchos lugares, el planeta se nos hace infinito.

Nuevo miembro de Porfolio Natural: Mario Suárez

4752_2Portfolio Natural no para y continúa sumando nuevos miembros…, en esta ocasión le ha tocado al fotógrafo asturiano MARIO SUÁREZ.

Especializado en aves desde que la fotografía digital irrumpió en su vida, hace ya más de 10 años, Mario desarrolla su actividad a lo largo y ancho de la costa cantábrica. Fundador de la sociedad de fotógrafos de Naturaleza de Asturias (AFONAS) ha visto su trabajo publicado en diversos medios escritos y ha sido galardonado en numerosos concursos internacionales que sin lugar a dudas dejan patente la calidad de su trabajo. Desde Portfolio Natural le queremos dar una más que calurosa bienvenida.

Os invitamos a visitar su inspiradora galería:
http://portfolionatural.com/autores/mario-suarez

Portfolio Natural sigue sumando miembros: Juanjo Sierra

Portfolio Natural suma y sigue…, esta vez tenemos el placer de anunciaros la incorporación a nuestro colectivo del fotógrafo JUANJO SIERRA.

El trabajo de Juanjo reúne más de 25 años de pasión por las montañas y paisajes del mundo. Más de 40 premios nacionales e internacionales y numerosas publicaciones atestiguan su calidad como fotógrafo. Desde Portfolio Natural le damos una más que calurosa bienvenida.

Os invitamos a visitar su inspiradora galería:
http://portfolionatural.com/autores/juanjo-sierra

JuanjoSierra

Entrevista en TOMA LO TUYO a Juan Santos

Tengo la satisfacción y el honor de ser el fotógrafo de la semana en la web colombiana “Toma lo tuyo”, en cuyas páginas han aparecido fotógrafos se la talla de Iñaki Relanzón o Rosa Isabel Vázquez.

Entrevista, biografía, imágenes escogidas y video promocional en este artículo que espero pueda ser de vuestro interés y agrado.

Para ver la entrevista completa, podéis seguir el enlace siguiente:

http://juansantosnavarro-fotografia.blogspot.com.es/2016/04/entrevista-en-toma-lo-tuyo.html

13-04-2016 12-45-27

“Sotobosque”, nuevo cortometraje de Giannis Gogos

La definición común de  “sotobosque” se refiere a la vegetación que crece bajo la cubierta forestal .

Es la parte del bosque a la que apenas se presta atención. Muestra su belleza a aquellos van despacio, observando de cerca todo lo que les rodea; a aquellos que permanecen quietos por unos minutos tratando de sentir la atmósfera del bosque .

Imágenes, sentidos, sonidos, olores, que no importa lo mucho que nos cueste plasmar en una película, nunca son suficientes…