Nostalgia de los orígenes

Vivimos tiempos de ebullición en la fotografía de Naturaleza, en los que se prodigan talleres festivales, quedadas, formaciones, presentaciones de libros, exposiciones y movimiento en las redes sociales.

Hoy parece que sin un número mínimo de “likes” en Facebook o twitter, sin aparecer, relacionarse, y si es posible, presentar públicamente tu trabajo en los principales eventos sobre la fotografía de naturaleza en nuestro país, sin promocionar una nueva exposición e intentar llevarla más allá de los límites en los que la enmarca la sociedad que nos toca vivir, o intentar que nuestro trabajo quede perpetuado para los anales en una publicación de entidad, por no hablar del sueño definitivo de que nuestro trabajo sea publicado en un libro o formar parte del elenco ganador de un concurso de prestigio que nos permita trascender como autores, tendemos a sentir que quizás no somos nadie…

No seré yo quien haga crítica a este “status quo”, no cuando, como coordinador de este colectivo, mis prioridades van en la línea de conseguir cada vez un paso más en la búsqueda de la trascendencia como grupo de fotógrafos con alma un tanto artística. No cuando, desde mi proyección personal, creo que cualquier proyecto sin una estrategia bien estructurada y dirigida a medio-largo plazo basado, por supuesto, en la calidad de nuestro trabajo sin la que no tiene sentido el inicio de un recorrido, pero necesariamente acompañado de una mentalidad un tanto estratégica y orientada al mercado, tendría pocas posibilidades de futuro.

SA2935No obstante, y una vez dicho esto, me parece sano saber detenerse de tanto en cuando y dejar pasar un poco de tiempo liberándonos del frenesí, la ambición de progreso, y por qué no, ciertas rivalidades surgidas en este caminar, para intentar recuperar el sabor de los orígenes de una actividad pura, honesta e ilusionada en sus inicios y en muchos casos cimentadas en la infancia, pero siempre caminante bajo la amenaza de perder su inocencia en la búsqueda de la trascendencia.

Por ello, quiero recordar desde estas líneas cierta sensación de nostalgia referida a esos orígenes, a las salidas al campo con inocencia ilusionada de la búsqueda de la luz mágica en los momentos dorados o de la hora azul, a los sueños de creación dando nuevos pasos en nuestras progresiones fotográficas, a la admiración pura, sincera y exultante en el descubrimiento de aquellos trabajos de otros fotógrafos que posteriormente serán compañía e inspiración en nuestro caminar, a las relaciones de amistad que se han ido tejiendo ilusionadas entre nosotros, fotógrafos soñadores de progresión…

No olvidemos las bases sobre las que progresamos, y no dejemos de intentar progresar sin renunciar a ellas, pues este es un equilibrio tan delicado como precioso, un equilibro que debemos de intentar cuidar con mimo, y evitar que se pueda romper, pues cuando lo hace, siempre se rompe algo muy valioso en nuestro interior, tal vez el motor y guía principal del itinerario sobre el que transita nuestra progresión.

Entrevista en TOMA LO TUYO a Juan Santos

Tengo la satisfacción y el honor de ser el fotógrafo de la semana en la web colombiana “Toma lo tuyo”, en cuyas páginas han aparecido fotógrafos se la talla de Iñaki Relanzón o Rosa Isabel Vázquez.

Entrevista, biografía, imágenes escogidas y video promocional en este artículo que espero pueda ser de vuestro interés y agrado.

Para ver la entrevista completa, podéis seguir el enlace siguiente:

http://juansantosnavarro-fotografia.blogspot.com.es/2016/04/entrevista-en-toma-lo-tuyo.html

13-04-2016 12-45-27

ABSTRACT en el festival FOTO MONTSENY DESDE EL 12 de diciembre al 10 de enero

foto montsenyPresentación el próximo sábado 19 de diciembre a las 19h a cargo de los representantes del colectivo: Pere Soler, Nuria Blanco y Juan Santos Navarro.

Nuestro más sincero agradecimiento a los organizadores de FOTO MONSENY por el interés y apoyo demostrado por el trabajo de PortfolioNatural.

Endemismos

La fotografía de naturaleza de autor, o con vocación de serlo, tiene dificultades en su reconocimiento por parte de nuestro entorno. Galerías, exposiciones, museos, festivales de fotografía o muestras anuales no acaban de incorporar esta disciplina entre sus intereses por mucho que transmita creatividad e innovación en las ideas: Pictóricas, abstractas, conceptuales,…

Como será que muchos de los fotógrafos con esta vocación, entre los que me incluyo, bebemos de las fuentes clásicas de la naturaleza de fotografía que posteriormente han tenido impacto internacional, siendo considerados sus protagonistas como ilustres “artistas” de la imagen y valorando la calidad de su trabajo al más alto nivel artístico.

Referentes como Ansel Adams, Charles Cramer, Christopher Burkett, Bruce Barnbaum, John Sexton, Lyn Radeka, Gallen Rowell, o los más actuales Art Wolfe, Cole Thomson, Jim Branderburg, Joe Cornish, Michael Fatali, Michael Levin, Shinzo Maeda, Michael Kenna, el mismo Sebastiao Salgado o Nick Brandt, por destacar una breve selección, han marcado las pautas y tendencias de la fotografía artística de naturaleza, sobre todo en su vertiente más paisajista, siendo considerados iconos de referencia en los círculos internacionales gracias a los cuales se ha ido creando una cultura que valora a la fotografía de naturaleza con la misma consideración que otras disciplinas artísticas.

Los circuitos, festivales, circuitos editoriales, galerías de arte, propias del autor o especializadas en fotografía de naturaleza de autor y presentes en los circuitos comerciales al más alto nivel, que mantienen su éxito y sostenibilidad del sector pues, este es reconocido como tal por una sociedad que hace tiempo incorporó a esta disciplinas en su bagaje cultural, se prodigan en culturas anglosajonas como en Estados Unidos, y aunque en menor medida, también en el Reino Unido. Otros países europeos como Alemania o Francia incorporan esta disciplina en sus círculos artísticos de reconocida calidad.

Prueba de este valor son las cotizaciones de las copias en edición limitada, que bien pueden oscilar entre los 1.000 y 2.000 $ alcanzando en algunos casos los 10.000 $ en los círculos comerciales, y no me refiero a la obra de Ansel Adams en particular.

Pero ¿Qué ocurre cuando nos referimos a nuestro propio mercado?

Parece que la fotografía de naturaleza de autor aún no es valorada en los circuitos artísticos de nuestro entorno. Frecuentemente escuchamos expresiones del tipo: Ah, fotografía de naturaleza…nosotros no exponemos o vendemos esta disciplina, o en el mejor de los casos: Si corréis con todos los costes de transporte, seguro, montaje, etc. Tal vez podríamos verlo, o frente a un proyecto editorial de fotografía de naturaleza, la respuesta más frecuente es: Hombre si hacéis una guía de itinerarios, aunque fueran fotográficos, tal vez, pero fotografía de autor…, no lo vemos. No digamos cuando se trata de hablar de cuestiones financieras, en supuestos improbables de valoración interesada de nuestro trabajo: Si aportáis la financiación estaremos encantados, en caso contrario no podemos embarcarnos en el proyecto y correr el riesgo económico que comporta, no es seguro tal y como está el mercado.

Las consecuencias las conocemos todos y acaban siempre traduciéndose en un escenario que podemos considerar endémico. Mostramos y observamos fotografía de naturaleza de calidad en circuitos dedicados únicamente a la fotografía de naturaleza: Festivales, concursos, asociaciones, revistas, a las que hay que agradecer la labor de difusión en la que se esfuerzan, pero que no acaba de trascender esas barreras endémicas a las que me refería. Capítulo aparte son algunos ejemplos que podemos encontrar de foros y redes sociales, y la autocomplacencia que muchas veces observamos en ellos.

Aun así, estas líneas no pretenden ser una crítica a la realidad que vivimos en el sector, en la que por los argumentos comentados, nos vemos todos abocados a participar si queremos dar a conocer nuestro trabajo e intentar ir creciendo sobre esta base.

Esta entrada tan solo pretende invitar a una reflexión sobre una realidad ya conocida en la que unos cuantos, entre los que me incluyo, nos negamos a acomodar, tomar perspectiva sobre esta reflexión y tal vez empezarnos a mover también en otra dirección.

Creo que el reto a medio plazo quizás no sea tanto respecto a la calidad y tendencias de nuestro trabajo fotográfico, que también, pues siempre podemos mejorar, sino a un salto cualitativo en cuanto a visibilidad y difusión a otros círculos artísticos, y por ende en la sociedad, en los que poco a poco ir consiguiendo una valoración y reconocimiento de nuestra disciplina fotográfica, la búsqueda de la fotografía de naturaleza de autor.

Por ello, me siento orgulloso de pertenecer a este colectivo, Portfolio Natural, pues desde que intenté por primera vez ser admitido hace ocho años hasta ahora que tengo el orgullo de actuar como su coordinador, creo sinceramente que tiene clara esta dirección, y pone todo su empreño en avanzar en ella.

Y eso, …, eso hace diferente a este colectivo.

origenes-endemismo

Desapercibido

Cuando escucho conversaciones enfervorizadas sobre material fotográfico, aspectos técnicos o dinámicas de trabajo para el procesado de las imágenes, conversaciones que por otra parte todos hemos mantenido apasionadamente y sin las cuales nuestro proceso de aprendizaje poco hubiese avanzado, no puedo por menos que sonreír para mis adentros con cierta ternura.

Si hoy me preguntan cuál es el proceso, la cámara u objetivo que escogería para garantizar los mejores resultados fotográficos, no albergo dudas. El equipo, las herramientas informáticas, las técnicas de campo, etc. son fundamentales pues asientan el colchón de trabajo sobre el que poder construir imágenes con la calidad técnica necesaria. No obstante, he aprendido que la mejor de las herramientas sobre la que debemos invertir nuestro esfuerzo es cultivar nuestra propia mirada.

Como si de un músculo se tratase, gracias al trabajo de campo, el proceso basado en la prueba, acierto y error o porqué no, la revisión del trabajo de los muchos y variados fotógrafos de calidad, nos permiten  fortalecer ese “músculo” que es nuestra mirada, y avanzar paso a paso en ver más allá de lo evidente, descubrir nuevas percepciones de lo cotidiano y en definitiva, poder llegar a percibir aquello que antaño se nos antojaba inexistente y pasaba desapercibido a nuestra mirada.

Creo humildemente que ese, y no otro, debería ser el camino de maduración, y esa, nuestra mirada, la mejor herramienta posible sobre la que trabajar en el.

HORIZONTE
Cerdanya francesa. Nikon D2x, AF-S Nikkor 70-200 F2.8 VR ED, polarizador, trípode.

Historias e historietas

Untitled-1650

Aunque existan excepciones en las que un breve comentario que nos coloque en la situación (normalmente política o social) sea necesario, la gran mayoría de las veces una buena imagen debe hablar por sí misma.

No hacen falta explicaciones, ni “cómo se hizo”-s, ni dar a conocer todos los problemas y penurias que pasamos para conseguirla y que, por cierto, suelen ser más de los que solemos contar. Cuando esto es necesario y aunque muchas veces nos duela admitirlo es, simple y llanamente, porque la imagen no es lo suficientemente buena.

Me imagino que hasta aquí todos de acuerdo.

¿Qué pasa entonces cuando presentamos una buena fotografía y además la acompañamos de un buen texto?

¿Qué pasa cuando una buena comida la regamos con un gran caldo dígase…riojano?

¿O cuando una gran película viene acompañada de una mejor banda sonora?

Está claro que las comidas siempre se sirven acompañadas de bebidas. Y también vale que uno de los aspectos por los que se valoran las películas es, de hecho, las bandas sonoras.

Pero tanto platos, vinos, películas o música tienen su valor y calificación por separado. Exactamente igual que los escritos y las fotografías.

¿Los combinamos entonces cuando el resultado merece la pena? Por supuesto. Al fin y al cabo, cientos de revistas no podían estar equivocadas. ;º)

Lo dicho, aunque las fotos no sean siempre buenísimas ni los textos enloquecidamente entretenidos, intentaremos marinarlos y casarlos de la mejor manera posible para que tanto la comida como la digestión resulten lo más agradable posible.

Por cierto, ya no sé si este texto cuenta o no como texto de acompañamiento a la imagen.

Si creéis que sí, pues bien. El texto y la entrada cobrarán sentido.

Y si pensáis que no, tanto mejor. Será porque la foto realmente no lo necesitaba…

AGUR!!!

Urtzi Vera

Artículo de Luis Vilariño en la revista IRIS

_DSC9913-2_potfolionatural

Nuestro compañero y miembro de Portfolio Natural, Luis Vilariño,  ha publicado un artículo en el último número de Iris, la revista oficial de AEFONA.  Bajo el título “Al Oeste de las Rocosas, la tierra de los prodigios”, nos habla desde un punto de vista personal de esta zona de los EEUU, que es un auténtico paraíso para los paisajistas.

Luis viene desarrollando un proyecto fotográfico a lo largo de estos últimos 7 años sobre los paisajes del oeste de los Estados Unidos, esperando pacientemente por las mejores luces para retratar los grandes iconos del paisaje americano y buscando lugares impactantes pero menos conocidos.

Nutrida representación de Portfolio Natural en el congreso de AEFONA

DSCF7222-650Con motivo del XXI Congreso de AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza) Portfolio Natural estuvo presente al más alto nivel, tanto por sus ponencias:

Jesús Rodríguez: “Nuevas galerías Bluekea”, y “Bluekea”, páginas web para fotógrafos y artistas.

Urtzi Vera“La creatividad en la fotografía de paisaje”, con una muestra del trabajo de algunos de los miembros de Portfolio Natural y los últimos pasos del proceso creativo presentes en su propio trabajo.

Luis Vilariño: La fotografía de paisaje y los fenómenos atmosféricos”. Una espectacular selección de trabajo de este autor, con algunas de las mejores localizaciones internacionales siempre bajo su mirada personal.

Como por su organización:

Eduardo Blanco: Organización del congreso en su localidad – Corella con el más alto nivel de profesionalidad
Nuria Blanco: Presentación de todas las ponencias con su toque especial en el trato a los autores protagonistas de las mismas.

O sus resultados editoriales

Isabel Díaz: Responsable de la revista IRIS (Que no pudo asisitir)

Nos sentimos más que ORGULLOSOS.

En la imagen, los miembros de Portfolio Natural (de izquierda a derecha) Urtzi Vera, Luis Vilariño, Juan Santos Navarro, Jesús Rodríguez y Koldo Badillo en compañía de Carlos Dorado (segundo por la derecha).

Daniel Montero Highly commented en el GDT

Daniel Montero GDT13650

 

Por segundo año consecutivo, el miembro de Portfolio Natural Daniel Montero es reconocido con un “highly commended” en el concurso internacional GDT-European Wildlife Photographer of The Year 2013. En este caso, con su fotografía “infinito” tomada en el Salar de Uyuni.

Enhorabuena por este merecido reconocimiento Daniel.