Tres fotografías y tres maneras de sentir

Tan cierto es que a medida que vamos cogiendo años, vamos cogiendo experiencia. Lo que años atrás veías de una manera, ahora lo puedes ver de otra. Con la fotografía, en cualquier ámbito, sucede lo mismo. Según vas haciendo tu camino evolutivo, vas educando tu mirada. Pero esa mirada es imposible que se mantenga pura; va enriqueciéndose a medida que vives experiencias y recibes inputs de lo que te rodea, ya sea de la propia experiencia en el campo, en el estudio fotográfico, a través de los libros, de la red de internet…

A mí me sucede lo mismo. Las tres fotografías que os presentaré a continuación muestran cual ha venido siendo mi evolución técnica y emocional ante unos álamos blancos.

La primera de ellas, que es de 2011, no pasa de ser una mera imagen documental con cierto valor compositivo y, poco emocional desde mi actual punto de vista, más allá de cierta melancolía otoñal de algo caduco.

WHITE POPLARS – David Frutos Egea © 2011

La segunda fotografía, que data del 2013, ya demuestra cierto dominio de técnicas fotográficas específicas y también un grado emocional. La imagen parece una pintura impresionista y muestra cierta semejanza con un bosque en llamas, pero aún queda anclada en la “realidad” conservando los colores y tonos reconocibles por todos.

A la postre, ésta fotografía, obtuvo el 2º Premio en categoría de Naturaleza y el 1º Premio en categoría de Árboles en el “Prix de la photographie de Paris PX3” de 2013.

SPRING IMPRESSIONS IN THE FOREST – David Frutos Egea © 2013

La tercera, y última imagen realizada en 2019, nos transporta al mundo de los sueños, al surrealismo pictórico. A la técnica se le suma el componente emocional que otorga la libertad de poder jugar con los colores alejando al espectador totalmente de la realidad.

SURREAL FOREST – David Frutos Egea © 2019

Para finalizar, cabe señalar, que es la propia evolución dentro de la senda fotográfica individual “contaminada” por lo colectivo lo que moldea nuestra manera de hacer y sentir lo que amamos, en mi caso la fotografía de naturaleza.

David Frutos Egea 2020

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *