La belleza de la clave alta

Siempre me ha parecido un tipo de imagen sugerente y bella, con esa dominante del blanco aportando elegancia y pureza al protagonista del retrato. Lo primero que llama la atención al observar una clave alta es que uno ve luz, mucha luz. Más tarde el ojo nos transporta a los detalles de los tonos oscuros que emergen de ese blanco que domina la escena.

Para obtener este tipo de imágenes debemos jugar con los parámetros de nuestra cámara de manera que la información final quede a la derecha del histograma. Además de la dominante blanca es aconsejable que el conjunto de la imagen contenga puntos de información en forma de tonos negros, tonos
medios, sombras o reflejos. Es primordial utilizar un fondo limpio libre de negros o de sombras que puedan estropear esa homogeneidad que buscamos y tomarlas en condiciones de iluminación plana como la que proporciona un día
nublado.

La belleza de la clave alta es que podemos experimentar tanto como deseemos para obtener un resultado que puede ser artístico, minimalista y elegante al mismo tiempo.

Esta imagen está tomada en las montañas escocesas durante el invierno, cuando la liebre de montaña ha mudado su pelo a un gris blanquecino. Poniendo el equipo lo más bajo posible, sobre la nieve, y sobreexponiendo unos pasos.

Aprovechando un día nublado de luz blanquecina se tomó esta imagen de ánsar común en la que puede observarse parte del reflejo de las aves en el agua.

Una pareja de alcatraces atlánticos en pleno cortejo en Bempton Cliffs, Reino Unido.

Otro día nublado y un correlimos tridáctilo en una imagen minimalista tomada en una playa asturiana.

Una de las cosas más fascinantes de la fotografía es que tenemos la posibilidad de ver escenas frente a nosotros de una manera diferente. Cada uno de nosotros puede tratar de obtener una imagen que puede considerarse “fuera de lo común”, por lo tanto no debe asustarnos hacer todo tipo de pruebas y experimentar. Es lo bonito que tiene esta pasión que compartimos.

Félix Morlán

 

Esta entrada fue publicada en Historia de una fotografía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La belleza de la clave alta

  1. Siempre me ha parecido bellísima la fotografía en clave alta. Gracias por explicarnos cómo realizarla de manera tan nítida. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *