FOTOGRAFIA DE PAISAJE CON TELEOBJETIVO (Quinta Parte)

Retomando la serie de Fotografía de Paisaje con Teleobjetivo, hace unas pocas semanas estuve en Rumania con dos compañeros visitando la zona de los Cárpatos, acompañados como anfitrión por nuestro compañero de Portfolio Natural y gran fotógrafo Gheorge Poppa. Nos enseñó, entre otras, la zona del lago Cuejdel. Un lago no muy grande pero con una particularidad: un terremoto y el corrimiento de tierras movieron hacia dentro del lago parte del bosque, quedando lo árboles sumidos en medio del lago, Acabaron muriendo y quedando sólo los troncos. En invierno, el lago se congela y crea un paisaje muy especial. Y nada fácil de fotografiar, todo un reto fotográfico. A continuación os subo una foto con el dron para que os hagáis una idea.

EMULANDO LAS GRANDES CORRIENTES PICTORICAS

Después de fotografiar convencionalmente los primeros días desde la orilla y desde dentro del propio lago; aquél caos de troncos y ramas no me acababa de proporcionar mucha satisfacción. Aquí usé mucho el 100-500 mm para intentar aislar algunas zonas, pero la labor no era fácil con tanta rama, con tantos troncos y tanta vegetación enmarañada y que se sobrepone. La foto de dron resultaba ser mucho mas agradecida, y cada día vaciaba las 5 baterías.

Así que decidí cambiar de estrategia e intentar sacar fotos emulando las grandes corrientes pictóricas, dando un toque más abstracto y pictórico a las fotos. Para ello recurrí al ICM (Intentional Camera Movement, en español, Movimiento de Cámara Intencionado).

Usando un filtro de Densidad Neutra de 6 pasos, y ajustando los valores de exposición, conseguía tiempos de obturación entre 1 y 6 sg, suficientes para poder mover la cámara durante la exposición y así obtener este tipo de fotos.

Aprovechando el lago helado y el cielo claro, sobreexponiendo un poco y moviendo la cámara de forma circular durante el tiempo de la exposición, llegué a conseguir esta foto que me ha agradado, de un acentuado aspecto pictórico y donde consigo rebajar el peso de los troncos muertos, mientras se puede apreciar las ramas y follaje de los árboles, que fijan nuestra atención.

 

Tenía que volver también con imágenes de los troncos del medio del lago, así que recurrí también al ICM, aunque esta vez solo moviendo la cámara en sentido vertical. No resultaba fácil conseguir un movimiento en la misma vertical, así que tras unas pruebas, conseguí esta foto.

Estas fotos sólo salen bien si existe un contraste bueno entre objetos de la imagen, cual es el caso. Los troncos medio iluminados, medio en sombra, contrastan con el hielo del lago.

El haber recurrido al recurso del ICM en este escenario, me ha salvado este viaje en el aspecto fotográfico, pues me ha permitido sacar una serie de fotos que me han satisfecho e incluso justificado el viaje. Espero que esta experiencia os sirva y que a la hora de fotografiar en sitios como éste, os acordéis de que tenéis a vuestra disposición mas posibilidades técnicas para realizar grandes fotos … eso sí, no os olvidéis de llevar con vosotros un filtro de Densidad Neutra potente.

Un saludo

Juan Zas Espinosa

Esta entrada fue publicada en Destinos fotográficos, Motivos fotograficos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *