FOTOGRAFIA DE PAISAJE CON TELEOBJETIVO (Cuarta Parte)

FOTOGRAFIA DE PAISAJE CON TELEOBJETIVO (Cuarta Parte)

No quedaría completo esta serie de entradas sobre el uso del teleobjetivo en el paisaje si no habláramos del minimalismo, quizá la aplicación extrema de usar este tipo de focales en fotografía de paisaje.

¿QUÉ ES EL MINIMALISMO?

Según la RAE, «el minimalismo es una corriente artística que utiliza elementos mínimos y básicos, como colores puros, formas geométricas simples, tejidos naturales, etc.»

Podemos decir que el minimalismo es la tendencia a reducir a lo esencial, a prescindir de elementos sobrantes, no sólo a nivel artístico o estético sino en todos los niveles. El minimalismo es sinónimo de simpleza o simplicidad.

El teleobjetivo nos ayuda a aislar elementos al poder extraerlos del amplio contorno en que se encuentran y a fijar la atención sobre ese elemento o elementos. Y para resaltarlo más, debemos eliminar lo mas posible la información del entorno dónde se encuentra. Para ello, podemos ayudarnos de ciertas técnicas fotográficas y de la meteorología. Veremos a continuación algunos ejemplos.

 

En esta primera foto tomada con una focal de 400 mm, intentamos dar un primer paso hacia el minimalismo. Con el  movimiento de cámara conseguimos reducir al mínimo el detalle de los árboles. Con la ayuda del  monte nevado y un poco de sobreexposición, la sensación de monte quemado se nos hace mas  patente. La escena se ha simplificado hasta parecer casi una imagen en blanco y negro.

En esta segunda foto, tomada con una focal de 150 mm, tratamos de plasmar el entorno nevado de las lomas suaves de los campos de Biei (Hokkaido, Japón). La imagen procesada en blanco y negro, ayuda a crear ese ambiente invernal. La suave loma  nevada y el cielo gris ayudan a concentrar la atención sobre los elementos que destacan. Aquí es clave una adecuada distribución espacial de los árboles de la escena, que le da una armonía.

Y ya por fin en esta tercera foto, aislamos un solo elemento usando una focal de 100 mm. Su disposición en uno de los puntos de anclaje, ayuda a transmitir una sensación de soledad y aislamiento.

En esta cuarta foto, tomada con un teleobjetivo de 500 mm, recurrimos a una clave alta sobrexponiendo la escena, aislando del cielo de fondo este pino de forma curiosa, que parece un cuerpo fantástico que nos quiere asustar. Aquí el protagonista indiscutible es la forma del pino, no hay elementos que nos distraigan.

Y ya por último, una composición minimalista cuidada, tomada con un 70 mm, dónde se busca un simbolismo tipo yin y yan, tratando de repartir los pesos de la imagen entre la roca que asoma de la nieve y el sol que se cuela entre las nubes, mientras que la división del horizonte hace de árbitro entre ellos.

Estos son sólo unos ejemplos de imágenes de corte minimalista que se pueden obtener combinando el teleobjetivo, el uso de ciertas técnicas fotográficas y la meteorología.

Y así llegamos al final de esta serie de entradas de blog sobre el uso del teleobjetivo en la fotografía de paisaje. Espero que os haya animado a partir de ahora a llevar también en vuestra mochila un teleobjetivo y , lo mas importante, a usarlo !!!

Un saludo.

Juan Zas Espinosa

Esta entrada fue publicada en Motivos fotograficos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a FOTOGRAFIA DE PAISAJE CON TELEOBJETIVO (Cuarta Parte)

  1. Luis Gil dijo:

    Felicitaciones por tu excelente trabajo de divulgación de estas técnicas con objetivos teles, gracias Juan .

  2. antonio real dijo:

    Estupendo Juan.
    Gracias y un fuerte abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *