Lo que no sale en la foto

Algunas veces mientras estamos disfrutando de nuestra pasión fotografica y como es muy normal estamos totalmente absortos frente al motivo que queremos captar de la mejor manera posible con nuestra cámara, ocurren cosas maravillosas a nuestro alrededor como la que me sucedió hace unos días mientras me encontraba tirado por tierra en una forzada posición tratando de captar con el trípode totalmente desplegado a ras del suelo un pequeño grupo de hongos en una ladera boscosa de la sierra de Albarracín, cuando de pronto y casi por encima de mi cabeza se escuchó un profundo trepitar de la tierra y un nutrido grupo de ciervos como una mancha de colores  que bajaba a toda velocidad y sin cercionarse de mi presencia, fue todo muy rápido y además de la sensación de gozo y belleza por el espectáculo que ocurría justo ante mis narices,0, siempre recordaré especialmente el retumbar profundo de sus pisadas.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *