Profundizando en la oscuridad del Agave

Llevo años acompañando a las pitas en su proceso vital. Siempre me han parecido unos vegetales imponentes, con una presencia insustituible, casi inmortal, dignos de ser admirados y fotografiados, protegidos y conservados, dueños, junto con las palmeras y las chumberas, de la estética paisajista y cultural de estas regiones semiáridas de la Península.

IMG_8273 copia

Esta coloración y textura en las hojas basales de Agave americana sólo se presenta en el proceso de degradación final de cualquier individuo de esta especie, ya sea por muerte natural en el momento de su floración o por cualquier tipo de enfermedad o plaga, donde la paulatina pérdida de humedad va dando lugar a otras texturas y la desaparición de la clorofila va dejando paso a los distintos pigmentos del vegetal. Esta fotografía muestra la imagen de la degradación producida por el ataque a la pitera del picudo negro (Scyphophorus acupunctatus), un escarabajo originario de México y portador de la bacteria Erwina carotovora, que está arrasando las poblaciones de pitas del sur y este de la Península Ibérica. El proceso terminal en este caso es mucho más drástico, ofreciendo imágenes más dramáticas, más oscuras y retorcidas con un último suspiro de luz, de vida y humedad.

IMG_7703 copia

FLORTOGRAFIA

A finales del invierno, cuando las nieves todavía cubren las altas cumbres del Sistema Central, el azafrán serrano comienza a salpicar de color violeta las praderas de la Sierra de Guadarrama.

Es la primera flor, el primer color que llama la atención anunciando la llegada de la primavera, el primer impacto visual, la primera atracción para los polinizadores y flortografos. A estas alturas del año, entrados todavía en el frío invernal, los azafranes no tienen otras competencias florales que marginen su presencia, y todas las miradas de este entorno recaen directamente sobre sus atributos.

Los azafranes serranos, al igual que otras flores prematuras, son escasas en polen y néctar, por este motivo deben apresurarse en aparecer en escena para captar la atención de los escasos insectos que en su contacto y revoloteo pueden colaborar en su polinización.

Siguiendo a los azafranes aparecen los narcisos trompones y amarillos, cubriendo praderas montanas y húmedos prados de diente……….. y poco a poco van vistiéndose de suave amarillo los sauces en las riberas y nacen chiribitas que salpican de blanco los verdes, y gageas amarillas y geranios silvestres que impactan de fuerte rosa en las laderas mientras se espolvorean de blanco los endrinos en torno a las dehesas………………….. y así, un año más ……………………COMIENZA LA PRIMAVERA.